El Nintendo Direct de hace unos días fue lo que muchos esperábamos en el E3 de este año: juegos nuevos (Luigi’s Mansion 3), imágenes de los que esperamos con ganas (Yoshi’s Crafted World), alguna adaptación de Wii U (Super Mario Bros. U Deluxe) y algo inesperado como de lo que os voy a hablar ahora: Final Fantasy en Switch. Y es que esta saga vuelve a la casa donde la vio nacer. Y vale que no sea un regreso como tal, pues son remasterizaciones en HD (en el mejor de los casos) y la mayoría también estarán en Xbox, pero de forma simbólica sí es una vuelta al hogar.

Como la mayoría sabréis, hasta Final Fantasy VI si queríamos jugar a esta saga teníamos que hacerlo en una consola Nintendo. Las tres primeras entregas las tuvimos originalmente en NES y las tres posteriores en SNES. Con la séptima sucedió la ruptura entre la Fantasía y Nintendo: básicamente Square tenía en mente un proyecto tan ambicioso que en un cartucho era imposible meterlo, así que el CD-Rom de PlayStation fue la solución. Esto marcó uno de los hitos de la industria del videojuego: la apertura del RPG a occidente y la pérdida de un bastión para Nintendo.

Desde entonces la saga Final Fantasy ha estado unida a la casa Playstation. Muchos lo consideran una franquicia propiedad de Sony pero Square no se casa con nadie. Los capítulos principales desde ese 1997 con FFVII siempre han aparecido en las consolas de sobremesa de Sony (y alguno en Xbox), dejando para las consolas de Nintendo los spin-off. Estos últimos era juegos, casi siempre, bastante buenos pero carecían de la magia que llevan a los que sigue un número. Era como una especie castigo de Square lo de dejar a los de Kioto sin una de las sagas más importantes. Y es que parece que hubo enfado entre ambas compañías en la transición de SNES a N64 pero ya sabéis lo correctos que son los japoneses.

Pero más de 20 años después algunos, entre los que estoy, podremos quitarnos la espinita de jugar a FFVII en una consola Nintendo, aunque no sea el juego que se ideó para N64 sino el que cambió la Historia de los videojuegos en cierta medida. Pero no será el único, veamos la “avalancha fantasiosa” que llegará.

  • FINAL FANTASY VII (PlayStation, 1997). ¿Qué podemos decir de este juego? Seguro que a más de uno os marco hace unos añitos y ha estado presente en la mayoría de las consolas de Sony. Por eso nos sorprende que en 2019 podamos jugar la gran aventura de Cloud en XOne y Switch, una fantástica oportunidad para volver a lo que realmente tiene que ser un JRPG clásico. ¿Tendría esto pensado Square en 2015 cuando nos presento a Cloud en Super Smash Bros. 4?

  • FINAL FANTASY IX (PlayStation, 2000). La saga quiso volver a los orígenes con este juego y vaya si lo consiguió. Una despedida que no podría haber sido mejor para la primera PlayStation. Consiguió unir un apartado gráfico increíble para la época con una jugabilidad japonesa, pero muy bien adaptada al momento, junto a la maravillosa banda sonora de Nobou Uematsu; todo ello hizo un juego redondo que superaba a la séptima entrega aunque su sombra era demasiado alargada. Para Switch y XOne también el año que viene.
  • FINAL FANTASY X/X-2 HD (PlayStation2, 2001/2003). La primera entrega es todo un mito en PS2 y quienes lo jugasteis sabréis por qué. Es un juego inmenso que consigue que te encariñes con los personajes, incluso con la borde de Lulu, y puede llevarte media vida completarlo de lo extenso que es. La segunda parte fue una novedad para la saga (dos capítulos de una misma entrega principal) y tuvo su gracia, pero es demasiado…. espontáneo, dejémoslo ahí. Esta versión es la que salió en 2103 para PS3 y disponible también en 2019 para Switch y XOne.
  • FINAL FANTASY XII; THE ZODIAC AGE (PlayStation2, 2006). Dejó atrás los encuentros aleatorios y añadió el sistema de Gambits que, básicamente, era que la IA controlaba a los personajes en batalla. Parecía que iba a ser una ruptura con los anteriores y eso le pasaría factura, pero, a pesar de no tener mucha fama, tuvo bastante buena recepción por parte de la comunidad. Y es que tener que continuar un nombre como el de esta saga no es algo fácil. También toca esperar a 2019 para verlo en Switch y XONE.
  • FINAL FANTASY XV POCKET EDITION (iOS, 2018). Sí, una adaptación de móviles que llega también a las tres consolas de esta generación. Seguramente sería una sorpresa del Direct, pero su retraso la estropeó. Tiene todo el contenido de la “versión mayor” y su estética gusta bastante, pero en ciertos aspectos, como la profundidad, puede quedarse corto. Lo vemos perfecto para el concepto portátil de Switch.

  • FINAL FANTASY CRYSTAL CHRONICLES REMASTERED EDITION (GameCube, 2003). Otra sorpresa que salió antes de tiempo pero que nos pilló desprevenidos. Y es que 15 años después este juego deja de ser una exclusividad del Cubo de Nintendo para pasearse por PS4 y Switch. Atrás queda lo de juntar 4 GBA para el cooperativo, ahora podremos hacerlo online y es que este juego sigue manteniendo toda su frescura. En enero de 2019 decidme como es eso de llevar encima un cristal mágico para vivir y luchar.

  • CHOCOBO´S MISTERY DUNGEON  EVERY BUDDY! (Wii, 2007). Una rareza dentro de la serie pero que tiene su punto divertido pues nos pone en la piel de un Chocobo que se adentra en mazmorras generadas de forma aleatoria. Es el remake de un juego de rol táctico de Wii que se llamó Final Fantasy Fables: Chocobós Dungeon y que tuvo una continuación para NDS. Este invierno en la consola de Sony y de Nintendo.
  • WORLD OF FINAL FANTASY MAXIMA (PlayStation4, 2016). El más reciente de todos pues es una ampliación del original y es todo un fan service para los amantes de la saga. Tiene un sistema de combate muy peculiar a través de Mirages pero es divertido. Que no os eche para atrás la estética chibi el próximo 6 de noviembre para las tres consolas.

Y seguro que os estaréis preguntando: ¿y dónde está FFVIII? Pues en el fondo del mar… o dónde sea, porque su código fuente ha desaparecido. Sí, Square no lo tiene completo (como le ocurrió con FFVII) y debe ser una tarea titánica recuperarlo así que nos quedamos sin la octava entrega, por ahora. Pero ¿por qué si está en PSP, VITA y PS3? Sony desarrolló un emulador de PSX y el juego corre en él, por esa sencilla razón. Y no va a ceder ese emulador al resto de consolas.

Una avalancha de juegazos que algunos vamos a tener la oportunidad de disfrutar por primera vez. Es cierto que esta generación está siendo la de los refritos pero si es como en estos casos pues no está nada mal. Solo pensad en FF Crystal Chronicles, es un juego que solo pudieron disfrutar unos cuantos a tope y hoy con el online puede ser una gozada. Y lo que os he dicho: jugar a FFVII en una consola Nintendo por fin será una de las cosas pendientes a tachar en mi lista, más de veinte años después, pero será tachada.