Far Cry 5 ha vuelto a poner en nuestras consolas a un fanático religioso al que vencer así que, aprovechando también estos días festivos y religiosos, vamos a hacer un pequeño repaso a la iconografía en nuestra propia pasión: los videojuegos. Y es que la mitología, clásica o inventada, las sectas religiosas o las mismas bases iconoclastas han sido un campo de inspiración para muchos más juegos de los que pensamos.

Y empezábamos la entrada con el último capítulo de la saga Far Cry, pues la excusa del líder sectario que vaticina el fin del mundo es perfecta para mostrarnos un mundo abierto que ha gustado bastante. Pero si hablamos de sectas, lugar destacado merecen Los Iluminados de RE4, que llevaban casi tres siglos en España sin enterarnos hasta que llegó Leon S. Kennedy y arrasó con todos. Sus intenciones no eran claras, suponemos que inocular a todo el mundo el virus de la Plaga y dominarlos. Su castellano con acento latino y que aún se manejaban en pesetas demuestran que algo tramaban pero estaban confusos.

Ramón Salazar de RE4 frente a una imagen devocional

Pero vamos a empezar por el principio. En la prehistoria, los chamanes eran los intermediarios entre el mundo de los vivos y el de los espíritus. Y en Far Cry Primal tenemos a Tensay para esta función pues es el que ve que el destino de Takkar es convertirse en el Señor de las Bestias. Y continuemos con Ubisoft (que parece que le gusta el tema de las religiones) pues en Assassins Creed Origins han hecho un buen trabajo trasladando los elementos de la religión egipcia a un videojuego. No es la razón de ser del mismo pero toma muchas cosas de ella.

Y ahora toca hablar de un juego que muchos estáis esperando con ganas su nueva entrega: God of War. Un auténtico compendio de los dioses griegos, donde el supremo Zeus llega a hacer de jefe final. El nuevo capítulo cambia bastante de mitología y nos lleva a la nórdica, lo que puede ser todo un acierto. Parecido en jugabilidad pero en un extremo tenemos a la serie Darksiders, bebiendo directamente del libro sagrado de la religión cristiana: la Biblia. Toma muchos elementos de su iconografía como la llegada de los Jinetes del Apocalipsis, o personajes como Lilith, primera mujer de Adán según los judíos. De esta saga estamos esperando una nueva entrega que lo tendrá difícil para superar a la segunda, la cual me encantó.

Kratos enfrentándose al “padre de los dioses y los hombres” griego

Y aunque sea un universo ficticio, la saga The Legend of Zelda toma referencias de varias religiones. Sin ir más lejos, el mundo celta es influencia directa, o ¿creéis que Epona se llame igual que la diosa celta de los caballos es una casualidad? Y el Templo del Tiempo (tanto en OoT como en BotW) es un sitio claramente inspirado por las iglesias góticas cristianas. Y, si TLoZ toma elementos, Okami directamente es una representación del sintoísmo japonés pues narra las aventuras de la diosa del Sol, Amateresu, transformada en lobo blanco. Por cierto, el título hace referencia a los kami, los espíritus de la naturaleza a los que veneran.

Templo del Tiempo (o lo que queda de él) en BotW con tipología cristiana

La lista de videojuegos que tienen influencias religiosas es infinita. Esta es una pequeña muestra, pero podríamos hablar de otros como Black & White, un “simulador de dios”, la ciudad Columbia de Bioshock creada por fuertes principios religiosos, Michael Le Roi en Shadowman como un experto en vudú o juegos claramente adoctrinados como Bible Builder, basado en preguntas sobre la Biblia. En la mayoría de lo casos, las religiones son tratadas de forma respetuosa pero no debemos de olvidar que los videojuegos son una forma de expresión más, y lo que a unos les puede parecer sin más para otros puede ser una ofensa. Así que centrémonos en disfrutarlos como tales.