Hace unos días Nintendo nos dio a conocer la suscripción al servicio que será necesario para jugar en línea con Switch a partir de septiembre. Parecido al de sus rivales, PS Plus y Xbox Live, nos ofrecerá el guardado en la nube, el acceso a juegos clásicos de la compañía, una aplicación para el móvil o descuentos en la eShop. Sí que es cierto que Nintendo se ha tomado con calma esto del online pues su entorno está a años luz del que ofrecen Sony y Microsoft. Aunque va a intentar ponerse a la altura con el nuevo Switch Online ya que sabemos que las cosas de palacio van despacio.

Pero a pesar del retraso frente a sus rivales hoy en día, Nintendo fue pionera en esto de conectar sus consolas a la red, mucho antes de lo que imaginaríamos. Acompañadnos por este repaso a la trayectoria online que ha tenido la compañía con sus consolas. Puede que os sorprenda un poco.

Y es que tenemos que irnos hasta septiembre de 1988 para la primera experiencia online de Nintendo con el Famicom Modem, un periférico para Famicom que se lanzó en exclusiva en Japón y que permitía conectar la consola a un servidor de Nintendo por de la línea telefónica. Conectado por la ranura de cartuchos y el puerto de expansión podíamos hacer una primitiva conexión a la red: leer preview de juegos, apostar a carreras de caballos (tan populares entre los nipones), consultar la previsión meteorológica, acceder a un canal de noticias e incluso comprar en bolsa. Tras 130.000 unidades colocadas en todo Japón, Nintendo consideró que sus sistema no podía competir con los ordenadores y a principio de los años 90 dejó de ofrecer al servicio.

Como curiosidad tenemos que en Minnesota (EE.UU.) fue testado un sistema de lotería en línea con el modem en NES aunque no salió adelante por las leyes del juego. Además, a principios de los 90, un grupo de desarrolladores crearon un periférico que daría soporte para el juego cruzado entre plataformas en línea: el Teleplay Modem. Se quedó en eso, en un intento fallido pues aún no había una infraestructura fuerte y Nintendo y Sega estaban muy ocupadas en su propia “batalla” personal.

Y llegamos a la primera experiencia real de Nintendo y la descarga de juegos: Satellaview para SNES. Otro periférico exclusivo de Japón lanzado en abril de 1995 y que usaba por primera vez el puerto de expansión inferior de la consola. Lo innovador del sistema es que tuvo juegos exclusivos -que aún hoy siguen siéndolos-, remakes de NES o los propios juegos de SNES que podían ser descargados de 4 a 7 de la tarde gracias a un decodificador y a una tarifa mensual por señal satelital de radio. Podíamos almacenar todo lo que quisiéramos en la memoria interna del periférico (aunque era muy escasa, alrededor de 512 kb) o en tarjetas de memoria que se insertaban en la ranura de los cartuchos. El sistema estuvo vigente hasta junio de 2000 y tuvo un éxito bastante considerable para una tecnología tan avanzada en aquel momento.

Y para cerrar esta primera parte otra rareza made in Japan, el Game Boy Mobile Phone Adapter. Como su nombre indica nos permitía conectar nuestra Game Boy Color o Advance al teléfono móvil y tener una conexión muy básica. Pocos juegos lo usaron y el abanderado fue Pokemon Edición Cristal aunque también podíamos competir en batallas de Pokemon Stadium 2 trasladando la información al periférico. Digamos que todo esto fue una investigación de campo por parte de Nintendo para todo lo que vendría después.