Nintendo ha vuelto a hacer una de las suyas y, sin previo aviso, nos ha soltado un nuevo trailer e información de Pokémon Let’s Go Pikachu/Eevee!. Novedades que a algunos nos traen muy buenos recuerdos del videojuego en el que se basan las nuevas entregas, Pokémon Amarillo (GameBoy, 1998). Y es que Let’s Go Pikachu/Eevee! renueva la fórmula de hace 20 años y la adapta a la consola híbrida manteniendo un equilibrio entre nostalgia e innovación que -espero- no defrauden cuando el videojuego salga a la venta el próximo 16 de noviembre. Acompañadnos a ver las novedades más destacadas de este nuevo spin off de la franquicia.

Kanto sigue igual.

El mapa por el que se desarrollará nuestra aventura es el mismo que el de hace dos décadas pero con un apartado gráfico que mejora cualquier juego de Pokémon visto. La región de Kanto que tan bien nos conocemos se vuelve tridimensional y con todo tipo de detalle. Desde el pueblo Paleta hasta los gimnasios va a ser familiar y eso es algo muy bueno. De hecho, me recuerda bastante a Pokémon Colosseum (GC, 2003) aunque con la potencia gráfica de Switch. Un juego que va a resultar de lo más atractivo, aunque todos sabemos que no necesita ser puntero gráficamente para darnos auténtica diversión. Y lo de poder recorrer el mapa a lomos de los Pokémon más grandes es un añadido que nos encanta a todos, las útiles Pokemonturas que se introdujeron en la sexta generación pero aquí con la mayoría de los Pokémon originales.

Vuelven los Pokémon exclusivos según versión.

Y es que lo que fue una de las señas de identidad desde Pokemon Azul/Rojo estará presente en los nuevos videojuegos. ¿Quién no se ha decantado por una versión u otra dependiendo del Pokémon que podías conseguir en exclusiva en alguna? Pues en Let’s Go Pikachu/Eevee! ya se han hecho oficiales los primeros que sólo podremos tener según la versión. Y es que en la protagonizada por Pikachu tendremos en libertad a Oddish, Sandshrew y Growlithe; mientras que la de Eevee tendrá a Bellsprout, Vulpix y Meowth. Como curiosidad, en el Pokémon Amarillo original sólo se podían conseguir por intercambio a Weedle, Ekans, Raichu, Meowth, Koffing, Jynx, Electabuzz y Magmar. Además el Pokemon inicial de tu rival era un Eevee y evolucionaba dependiendo de nuestro nivel. 

Caras conocidas.

¿Quién no se acuerda de Brock y Misty? Los dos compañeros inseparables de Ash desde el principio del anime. Pues bien, en los videojuegos originales eran los líderes de los dos primeros gimnasios, el de roca y el de agua, y los veremos que parecerán recién sacados de la serie. Tras abandonar pueblo Paleta visitaremos Ciudad Plateada y Celeste donde nos estarán esperando. Si todo sigue igual, no serán rivales especialmente duros, pero sería recomendable llevar algún Pokémon tipo planta en el equipo, aunque con Pikachu lo tenemos fácil contra Misty y sus Pokémon de agua.

Conseguir los 151 será más fácil.

Hacerte con todos, como decía el juego, no era cosa fácil hace 20 años. Tenías que tener amigos con una versión diferente del juego, un cable link y que quisieran darte ese Pokémon que tu no tenías y ellos sí. Ahora con la conexión a través de internet habrá un flujo constante de Growlithe y Vulpix entre entrenadores pero, eso sí, Nintendo ya ha dejado claro que tanto para batallas como para intercambios hará falta el nuevo modelo de suscripción al servicio online que se pondrá en marcha en septiembre. Por cierto, recordad que, por ahora, sólo habrá una forma de hacerse con el Pokémon singular Mew y es que estará dentro de todas las Pokéball Plus, el nuevo periférico con forma de… pues eso, de Pokéball.

Game Freak ya ha dejado claro que estos dos juegos son un spin off de la serie principal que quieren unir a los nuevos jugadores que vienen del fenómeno Pokémon Go! y a los veteranos que dejamos atrás la serie por lo compleja que se volvió. Creo que están haciendo las cosas muy bien y yo seré uno de los primeros en hacerme con el juego (lo tengo decidido, la edición de Pikachu que tiene más sabor retro) y según vayan soltando información los próximos meses el juego tomará mejor forma. Sí que es cierto que no me convencen ciertos aspectos como, por ejemplo, tener que usar los sensores de movimiento todo el tiempo, pues en el formato portátil no lo veo especialmente útil. Pero demos un voto de confianza y esperemos a noviembre para que vuelva la fiebre de hacernos con todos.