La noticia de que Spyro, nuestro querido dragoncito morado, llegaría a la última generación de consolas nos hizo sonreír a todos. Aún quedan unos meses para poder disfrutar de sus aventuras remasterizadas por lo que hablar de dragones es una buena forma de calmar nuestras ansias. Y en Playnosaur no queremos perdernos la oportunidad de hacerlo, en este caso sobre mis cinco favoritos en los videojuegos. ¡A ver que os parece mi selección!

5. Dalamadur de Monster Hunter 4 (3DS, 2013)

Un dragón anciano enorme, de un tamaño descomunal, y cuya única mención a su existencia está en los cuentos que dicen que puede doblegar la faz del mundo y aplastar montañas con un solo movimiento. Con esta descripción que aparece en MH4 ya os imaginaréis que el bicho no debe ser fácil de derrotar, de hecho, es el enemigo final del modo online. Su apariencia es como la de una gigantesca serpiente con dos patas delanteras y cuyo cuerpo está recorrido por espinas negras en forma de gancho. Puede escupir bolas de fuego morado y con su lengua bífida es capaz de paralizar a todo lo que se mueva. No diremos que si queréis su cabeza de trofeo os tocará ir bien preparados.

4. Solo Wing de Panzer Dragoon (Saturn, 1995)

Panzer Dragoon es un shooter sobre raíles muy japonés que personalmente me encanta. En él nos encontramos en un mundo post-apocalíptico con nuestro dragón azul, Solo Wing, el cual nos ha sido confiado por su anterior jinete, herido de muerte en batalla. Un ágil dragón de color azul envuelto en una armadura natural de color blanco. Se diferencia del resto de bestias del juego por su cuerno que, según la historia, recuerda a los antiguos dragones. No es el más espectacular ni el más fiero pero se merece un hueco por lo buena que es la saga de la que es muy protagonista. Su última aparición fue como extra en el Panzer Dragoon Orta de Xbox en 2002 que, por cierto, se ha unido a los retrocompatibles para XONE hace unos días.

3. Volvagia de TLoZ: Ocarina of Time (N64, 1998)

Los que me conocéis sabíais que tenia que haber algo de la saga Zelda en todo esto. Y no será porque no hay dragones en la misma para elegir. Pero me quedo con Volvagia de Ocarina of Time, un dragón que vive en la Montaña de la Muerte y es tal y como nos los imaginamos en Occidente: cuerpo enorme y alargado, puede volar y escupe fuego por doquier. Hemos tenido otros en TLoZ como Stallord (Twilight Princess) pero creo que pudo impactarnos más Volvagia en aquel 1998 emergiendo de la lava y gritando, por eso me quedo con él. Y porque los dragones si escupen fuego molan más. Por cierto, Volga sería su alter ego, de Hyrule Warriors (Wii U, 2014), un guerrero dragón que es de mis favoritos del juego.

2. Ridley de Metroid (NES, 1986)

Si eres un dragón espacial además de pirata tienes que molar. Y esto es lo que pasa con Ridley, el archienemigo de Samus. Vale, parece más un pterodáctilo que lo que entendemos por dragón, pero tanto en el juego como en el manga dicen que lo es. Es el enemigo más recurrente en Metroid y esperamos que aparezca en la cuarta parte para Switch, porque no se ha perdido casi ninguna entrega. Es muy desafiante y eso también nos gusta, además de reinventarse después de cada derrota (recordad como es Omega Ridley).

1. Alduin de The Elder Scrolls V: Skyrim (PS3/360, 2011)

Y el primer puesto se lo lleva “El devorador de mundos”. Y con este apodo os podéis imaginar lo que puede ser este dragón, nada menos que el dios de la asolación en el juego de Bethesda. Según la leyenda se alimentará de las almas de todos los nórdicos caídos en batalla para invadir la tierra con un ejercito de dragones muertos hace milenios. Con esta presentación no podemos más que darle el oro. Además es lo que tiene que ser un dragón, con sus cuernos, su mirada vacía, sus alas enormes… ¿alguien ha dicho Drogon, Viserion y Rhaegal?

Se que muchos estaréis echando de menos alguno de los dragones más famosos de los videojuegos, sí, el tipo dragón de Pokémon, pero es que no era capaz de decidirme por uno sólo y, además, los que más se parecen a un dragón como Charizard o Gyarados no lo son. Así que los ponemos en plan mención especial porque seguro que todos tenéis vuestro favorito. Y sí, el mío sería la megaevolución X de Charizard, que además es un poco Alduin pero en agradable.