Ultima online, uno de los primeros MMORPG. Hace unos años, este juego sufrió una terrible plaga de unos enemigos llamados Limos. Los slimes, son unos pequeños enemigos que podemos ver en gran cantidad de videojuegos por lo que nos resultan muy familiares, son unos bichos viscosos que se replican cuando reciben daño. Por si solos no suelen ser muy peligrosos, pero al replicarse muchas veces, al final se convierten en unos enemigos muy molestos de matar.

 

 

Un jugador de Ultima Online llamado Chrae, se percató que en este juego los objetos no solo se estaqueaban en el inventario, si no que también lo hacían en el suelo del mapa. Entonces se le ocurrió la brillante idea de encerrar un slime en una casa y soltar una poción que hacia las veces de granada, causaba daño a los enemigos, pero no lo suficiente como para matarlos. El slime en cuestión se replicó. Chrae siguió lanzando granadas por lo que el slime se replicaba exponencialmente hasta que se unieron 100 slimes por unidad de la casa. Una vez llegado a ese punto, abrió la puerta y los slimes salieron es estampida matando a todos los jugadores a su paso y crasheando el servidor.

 

Tras esta hazaña, Chrae pidió un rescate de una importante cantidad de dinero en el juego, si no volvería a liberar a la horda de slimes tirando así el servidor. Como la gente no le hacía caso porque no le creía, Chrae no tuvo mas remedio que volver a soltar la avalancha de slimes con los mismos resultados del día anterior.

El tercer día, intentó hacer lo mismo, a ver si tenia mas suerte y le pagaban el rescate. Pero los desarrolladores del juego lanzaron un pequeño parche que hacía que los slimes no se multiplicaran al recibir daño. Este movimiento de los creadores del juego tiró por tierra todos los planes de nuestro protagonista.

Hasta aquí la historia de como un jugador puso en jaque a un servidor de un juego online durante un par de días.