El pasado 20 de abril se cumplían 20 años del lanzamiento de uno de esos juegos que no todos conocen pero que, por si solos, son capaces de elevar al videojuego a la categoría de arte. Nos estamos refiriendo a Okami que salió originalmente para PS2 y por su tratamiento gráfico, narrativa e historia consiguió sorprendernos para muy bien hace doce años. Y para conmemorar este tiempo Kenichiro Yoshimura y Mari Shimazaki, los artistas del original, han querido compartir con todos esta nueva ilustración.

El juego nos presentaba a la diosa Amaterasu reencarnada en lobo blanco en un Japón ficticio. Su misión era devolver la belleza y el orden natural de las tierras que había sido alterado por demonios. Una historia preciosa que se nos mostraba en pantalla mediante la -tan de moda en aquellos años- técnica de cel-shading pero que en este juego encajaba perfecta pues todo el juego parece así una acuarela japonesa. Innovadora era la interacción con la imagen pues con el Pincel celestial podíamos aumentar el poder de Amaterasu, dibujar estructuras o alterar nuestro entorno. Este sistema de juego parecía pensado para el Wiimote de Nintendo así que, dos años después, pudimos disfrutar de la versión de Wii.

El juego es toda una oda a la belleza de la naturaleza. El tratamiento en acuarela y las reminiscencias del grabado sobre madera japonés hace que nos quedemos embobados contemplando los escenarios y como interactúa con ellos Amaterasu. La crítica aplaudió el juego de Hideki Kamiya, sí, el creador de Resident Evil, Devil May Cry, Bayonetta… y en GameRankings se mantiene con un 92,65%. Comercialmente fue más rentable la versión de Wii que la de PS2 pero es que hay que tener en cuenta que salió en la parte final de la vida de la consola. En 2012 tuvimos una versión HD para PS3.

Okami bebía directamente de la saga The Legend of Zelda. Tanto por la jugabilidad como por la técnica visual utilizada, vista años antes en TLoZ: The WindWaker. Además lo de que la protagonista fuese un lobo nos recordaba bastante a TLoZ: Twilight Princess. Pero es que es inevitable encontrar referencias de la saga de Nintendo en la mayoría de los juegos.

Okami tiene una secuela para NDS conocida como Okamiden y lanzada en 2010. En ella Chibiterasu, un lobito celestial nacido de Amaterasu, tiene que volver a librar a ese Japón tan especial de los demonios junto a los hijos de los protagonistas del primer juego. El año pasado tuvimos la remasterización para PS4 y XONE con resoluciones 4k aunque moviéndose a 30 fps. Y no será la última vez que veamos reeditado el juego original pues este verano podremos jugarlo en Switch con un sistema adaptado a la jugabilidad especial de la consola.

Seguro que no es la última vez que vemos a la diosa reencarnada en lobo paseándose por una consola, pues si unimos que es un juego atemporal y lo que le gustan las reediciones a Capcom sabemos lo que pasará. Pero sí que es una aventura que todos deberíais probar, es encantadora, mágica, bella y divertida que nació en un momento de experimentación en el videojuego que tal vez no vuelva a repetirse.