Hoy Nintendo presentaba los resultados de su último año fiscal y solo podemos decir una palabra: triunfo. Aparte de actualizar el número de consolas y juegos a nivel mundial, han hecho públicas algunas retiradas de la cúpula de Kioto. Pero todo ello rodeado de un aura de optimismo que no veíamos desde la época de Wii. Y os contamos por qué.

Lo primero es que Switch es todo un exitazo:  17,79 millones han conseguido colocar hasta día de hoy. Y eso es mucho, creednos. Y más si tomamos como referencia que en un año ha vendido más que Wii U en toda su vida (13 millones en total). Además en el próximo año esperan vender 20 millones más, lo que haría que superara a GameCube (22 millones) y N64 (33 millones), y esto ya son palabras mayores.

Pero esto no se hubiera conseguido sin juegos que han conquistado a la crítica y al público. Super Mario Odyssey se coloca como el superventas de la consola: 10,41 millones (que se acercan a los 12 millones de Super Mario 64). La plata la tiene Mario Kart 8 Deluxe con 9,22 millones y el bronce TLoZ Breath of the Wild con 8,48 millones se convierte en el más vendido de la saga. Además de ser uno de los artífices del éxito de la consola pues acompañarla en su lanzamiento fue crucial.

Nintendo deja claro que va a seguir dando soporte a la verdadera portátil de la familia, N3DS. Y es que no estaría bien abandonar a las 72,53 millones de consolas repartidas por el mundo. Aquí las expectativas para el próximo año son más bajas con 4 millones más. Y no olvidemos lo que ha gustado la reedición en miniatura de SNES, que lleva ya 5,28 millones, eso sí, lejos de los 49 millones que vendió la original.

Y como os decíamos al principio también hay cambios en la cúpula. Y es que el actual presidente de Nintendo, Tatsumi Kimishima, dejará este verano el cargo. Nombrado cuando Satoru Iwata nos dejó, afrontó la dirección de la empresa en un momento crucial y ha hecho un trabajo envidiable. A partir de ahora el jefazo de Nintendo será Shuntaro Furukawa, actual director general. Formado en administración y mercadotecnia seguro que sigue la senda de Kimishima.

Y uno que vuelve a su país natal: Satoru Shibata se queda con el puesto de director de Nintendo abandonand la presidencia de la filial europea. Y cómo nos gustaba este hombre en los Nintendo Direct europeos pero todo esta reestructuración suponemos que es consecuencia del éxito que está viviendo la compañía. Y es que recordemos que venía de un momento un poco bajo con Wii U. Parecido a lo que vivimos con el paso de GameCube a Wii, la historia se repite.