Queda muy poco para el próximo 19 de septiembre que es cuando Nintendo pondrá en marcha el servicio Switch Online, su gran apuesta por los servicios en línea pero no la primera como ya vimos en la primera parte de esta entrada. Y cómo seguro que os quedasteis con ganas de saber mas, pues vamos a ver cómo le ha ido a la Gran N en esto de la red de redes con sus consolas anteriores. Ya que todo ello ha terminado en lo que será su propia revolución online, un paso más en adaptarse a las nuevas formas de jugar.

Y continuamos con Nintendo 64 y su fallida conexión a internet pero no por infraestructura, que la tenía, sino por el escaso interés que despertó. Y es que en 1995 Nintendo presentaba en el SpaceWorld el 64DD, periférico destinado a ampliar las posibilidades de su nueva consola: un lector de discos magnéticos que, apoyado sobre un procesador propio, podría mover juegos más ambiciosos. Era la respuesta a PlayStation pero en versión Kioto. Esto da para otra entrada sobre periféricos (que habrá porque el 64DD siempre me ha llamado la atención) pero lo importante es que tenía de serie un servicio de suscripción en línea.

El RANDnet (Recruit and Nintendo Network) era un servicio en la línea de Super Nintendo Satellaview en el que podíamos leer nuestro correo, chatear, jugar en línea y leer newsletter de Nintendo. Juegos como Mario Artist permitía descargar a través de este servicio nuevo contenido o Japan Pro Golf Tour 64 con el que podíamos competir con otros jugadores, solo en Japón claro. Llegó a tener 15.000 suscriptores hasta el final de su vida el 28 de febrero de 2001. El poco interés que suscitó el 64DD pero sobre todo la gran competencia que supuso Sony hicieron que esta experiencia online de Nintendo no fuera más productiva. Imaginad lo que hubiera podido ser este periférico junto con Pokémon Stadium, eso sí hubiera sido un pelotazo.

 

Cuando se presentó la Xbox original en 2001, una de sus bazas era la conectividad y para ello traía de serie un modem interno además de un disco duro de 8GB. Nintendo lanzó GameCube y aseguró que ellos se interesarían por las funciones en línea cuando la infraestructura fuera la adecuada. Y no iban muy errados, pues Xbox y PS2 no terminaron de despegar en este sentido. Sin embargo sabemos que a Nintendo no le gusta quedarse fuera de la fiesta y GameCube si tuvo su pequeña ración de online a través del cubo y un modem de 56kbs y adaptador de banda ancha.

Corrían los primeros años del siglo XXI y lo de internet era como algo de magia negra, la infraestructura en España era muy deficitaria y solo se la podían permitir unos pocos. Pero si añadíamos alguno de esos dos accesorios a uno de los puertos inferiores de GameCube podíamos echar algunas partidas online con la consola.  Sólo cinco juegos que salieron de Japón aprovecharon esta funcionalidad: 1080º Avalanche, Kirby Air Ride, Mario Kart: Double Dash!!, Phantasy Star Online I & II Plus y PSO III: CARD Revolution. Poder conectar cuatro GCN en la época para echar una partida de 16 jugadores a Mario Kart: DD!! era algo más que imposible en nuestro país. Me quedé con ganas de probarlo pero es cierto que Nintendo puso casi cero empeño en desarrollar el juego online y es que eso era algo que no iba con ella por entonces.

Pero llegó 2004 y la primera consola de Nintendo con conectividad a la red de serie: Nintendo DS. Una forma un poco rudimentaria de conectarnos mediante una red propia de Nintendo por la que podíamos acceder al multijugador online de algunos juegos. El encargado de inaugurar esto fue Mario Kart DS en 2005. Este sistema fue compartido por Wii, que podíamos agregar a amigos a través de códigos (algo en lo que no ha mejorado Nintendo) y descargarnos algunos canales interactivos que tenían su gracia, como el Canal Opiniones en el que podíamos votar entre dos opciones y ver si estábamos en la mayoría. Todo muy Nintendo. El sistema estuvo en funcionamiento durante bastante tiempo, dando soporte a la portátil y sobremesa hasta 2014. Como curiosidad deciros que si queríamos navegar por internet en nuestras NDS era través del Nintendo DS Browser, unos cartuchos de expansión con los que teníamos Opera en la portátil.

La época 3DS y Wii U fue una pequeña evolución respecto a la anterior en cuestiones del online (y otras muchas, pero no entremos en esos detalles). Se mantuvo el sistema de códigos de amigo aunque las aplicaciones para servicios online se multiplicaron. Aunque seguía siendo una infraestructura mucho más básica que la de sus competidoras, Sony y Microsoft, pero Nintendo no cobraba por estos servicios. Jugar online a Mario Kart o Super Smash Bros. de forma universal, pues cualquiera tenía acceso a ello, era una gran baza por parte de los de Kioto. Sin embargo, las tendencias cambian y lo veremos a partir del 19 de septiembre. Nintendo se mete de lleno en un campo nuevo para ella: la suscripción de pago. Y veremos si cuando el gran Iwata declaró en 2001 que, Nintendo, confiaría de lleno en el online cuando tuviera motivos para ello estaba en lo cierto.