El remake de Resident Evil 2 es uno de esos juegos que llevo esperando años. Aunque ahora Capcom diga que no es un remake como tal sino un juego nuevo para ellos, pero esto es otro tema. El caso es que fue en 2015 cuando, a través de Youtube, muchos nos quedamos paralizados por la ilusión al ver a Yoshiaki Hirabayashi (productor de Capcom) anunciar el regreso de Resident Evil 2. Y sorprendentemente hasta casi tres años después, en el pasado E3, no volvieron a soltar prenda del juego. Nada a excepción de que no utilizarían las voces del original. Pero Capcom es de todo o nada, y es que desde el trailer del E3 no ha dejado de mostrar vídeos del juego e información. En mi opinión demasiada.

RE2 es, para mi, la mejor entrega de todas en cuanto a argumento y desarrollo narrativo. Cuando lo jugué con 15 años en casa de un amigo por primera vez literalmente aluciné. Me parecían increíbles esos gráficos, estaba muerto de miedo recorriendo los pasillos de la comisaría y conseguías sentirte identificado con el novato de Leon. Me lo prestaron para N64 y lo tengo para GameCube. Pendiente tengo pasarme toda la tarde de un sábado jugando al original antes de que salga el nuevo. Y es que a finales de los noventa no teníamos esta saturación de información como ahora con internet, jugar a un videojuego era sorprenderte a cada momento pues apenas habías visto cosas de él. Por mucho que hubieras leído todos dimos un salto cuando los cuervos atravesaban los cristales del pasillo de la comisaría.

¡No Capcom, no me enseñes más!

Y lo que os quería contar es que estoy intentando alejarme de toda noticia sobre Resident Evil 2 que veo en los medios. Y no es cosa fácil pues todas las semanas tenemos alguna. Lo que quiero es descubrir el juego cuando lo juegue, como hace 20 años con el original. Vale que Capcom dijo en el E3 que no sería un port 1:1 pero eso no quita que al pasar por el pasillo esté esperando al licker, aunque luego no aparezca en ese sitio exacto. Quiero sentir el miedo, descubrir los nuevos tipos de zombi, separarme de las ventanas por si aparecen brazos de golpe y hacerme el listo diciendo que me sé el plano de esa comisaría mejor que el de mi casa y que luego no sea así. Por que no pude evitar ver el nuevo look de Ada Wong, esa sorpresa ya me la han estropeado. Y es que la curiosidad mató al gato.

Sinceramente no creo que llegue al 25 de enero sin saber bastantes cosas del juego pero confío, un poquito solo, en Capcom para que se guarden cosas para sorprendernos. Porque espero que este juego sea uno de los mejores de la generación como lo fue el original en los 32/64bits. Es de esos juegos que tengo ganas de ir el día de lanzamiento a por él (tal vez hasta pida el día libre en el trabajo…) y sacar al niño chico que llevo dentro sentado en el suelo frente al televisor. Por eso procuraré no leer ni impresiones ni análisis los días de antes aunque sea más difícil que superar la Ciudad Infestada de Dark Souls. Y es que con TLoZ Breath of the Wild lo conseguí y creedme cuando os digo que es increíble sorprenderte a cada paso porque no has visto nada. Eso es una parte muy importante de la magia de los videojuegos y como llevo mucho tiempo esperando este nuevo RE2 no quiero que me la estropeen. ¡Ya queda menos para volver a Raccoon City!