Hace unos días nos pilló por sorpresa un nuevo anuncio por parte de Sony y fue la presentación de PlayStation Classic. No tiene pérdida, es la reedición de la consola original con 20 juegos preinstalados y en versión mini. El mismo movimiento que hizo Nintendo con NES y SNES Classic Edition. Sin saber cuáles van a ser todos los juegos que tenga en sus entrañas ya se ha convertido en lo más reservado de muchas tiendas (se lanza el 3 de diciembre al precio de 99€) y vuelve la polémica de si está justificado este formato para volver a disfrutar de grandes clásicos por enésima vez.

Yo ya os digo mi respuesta: sí. Es una buena oportunidad para jugar a juegos que tal vez no pudimos en su momento, las versiones “mini” juegan con el factor nostalgia y en cierta manera su portabilidad las hace idóneas para cuando vamos de vacaciones o unos días de vuelta al hogar. No dejan de ser emuladores que no traen muchas novedades y la cantidad de juegos es muy limitada para el catálogo que tuvieron las originales, pero ya es decisión de cada uno hacerse con una o no.

La propuesta de Sony ha sido a la que nos tiene acostumbrada la compañía pues no son muy partidarios de la retrocompatibilidad. Aunque con PS2 y PS3 sí se apostó por ella al principio, PS4 se quedó sin la misma en todos los sentidos. Cuestiones de optimización argumentaron y nos tocó pasar por el aro. Pero sí que nos ofrece juegos de PS2 a través de la Store, que lo coherente sería dejarnos jugar a ellos si tenemos el disco original, pero no es así. Podrían tener un catálogo alucinante recogiendo lo mejor de cada generación pero su “proteccionismo” hacia el sistema (como el tema del juego cruzado) les hace perder una oportunidad de ganarse a la comunidad.

En la otra cara de la moneda tenemos a Microsoft. Aunque cuando presentaron XONE les llovieron no piedras sino dólmenes por las decisiones poco acertadas, según ha pasado el tiempo han rectificado para quitarse el sombrero. Y uno de estos motivos sería la retrocompatibilidad con sus sistemas anteriores desde el actual. Y es que si metemos un disco de la Xbox original o de 360 nuestra XONE lo reconocerá y podremos jugar incluso con algunas mejoras visuales. Sí que es cierto que no todos los juegos tienen esta función pero desde Redmond están haciendo un trabajo que como comunidad es de agradecer. Y es que como vemos en este tweet Microsoft saca pecho con su retrocompatibilidad.

Pero si alguna ha tenido consolas totalmente retrocompatibles esa ha sido Nintendo. Y era una de sus grandes bazas a la hora de cambiar de generación: no había problema en meter un cartucho de GameBoy en GBA, NDS aceptaba los de GBA y en N3DS podemos jugar a los juegos de NDS; en sobremesa, Wii U leía discos de Wii y esta hacía lo mismo con los de GameCube. Con Switch ha cambiado la cosa y es debido al nuevo formato de cartucho. Pero claro, los de Kioto tampoco querían perderse parte del pastel en lo que a nostalgia se refiere y es que NES Classic Edition es su visión de “nueva consola virtual”, pues nos ofrece 30 juegos originales en formato mini. El año pasado tuvimos SNES Classic Edition pero esta vez con 20 juegos (uno inédito) y más de una pista nos dice que este año volveremos a la guerra N64/PSX pero en formato pequeñito.

Nintendo es maestra en esto de ofrecernos juegos clásicos, pasando por caja obviamente. Y es que las “consolas virtuales” de sus consolas eran una buena oportunidad de disfrutar de algunos clásicos desde NES a N64. Ahora parece que ha decidido con Switch ofrecer parte de su catálogo como incentivo para el servicio online pues con él podemos acceder a una biblioteca de juegos de NES, que esperamos que en el futuro se amplíe con todas sus consolas anteriores. Sí es cierto que, hasta determinado punto, Nintendo está demasiado anclada en el pasado más antiguo pues teniendo el catálogo que tiene de más de 30 años podría haber ofrecido algo más interesante que jugar a versiones de NES.

Como veis cada compañía nos ofrece toda su Historia pero por diferentes caminos, siempre y cuando pasemos por su aro. La propuesta de Microsoft me parece la más honesta con el usuario pero también reconozco que me terminaré comprando la PlayStation Classic pues, si el listado de juegos final es el que esperamos, va a ser un pedacito de Historia irresistible. Nintendo si sigue un camino como Xbox Game Pass con su servicio online puede ser el catálogo definitivo para los amantes de la Gran N, pero para esto nos queda tiempo. Al final esto es decisión de cada uno, podemos desempolvar nuestras PSX, engancharlas al televisor de tubo del trastero y disfrutar de una experiencia clásica a tope o conectar un aparatito que no es más que un emulador pero disfrutar en nuestros televisores de clásicos irrepetibles a cambio de 99€. Seré de los segundos… pero porque no tengo una PlayStation original que desempolvar, ¡yo fui de N64!